KARLA BARRIOS: VEH√ĆCULO ELECTORAL

Compartir en  
Nos acercamos a un proceso electoral y una vez m√°s nos encontraremos sin un respaldo pol√≠tico, sin encontrar un plan estrat√©gico para el pa√≠s o un equipo extendido a nivel nacional, sino seguramente figuras usando de veh√≠culo a partidos para llegar a usar la banda gubernamental, y no est√° mal que los aspirantes quieran llegar como puedan, as√≠ tengan que prenderse con u√Īas y dientes al tan codiciado sill√≥n presidencial. Lo que complica, es la debilidad que tienen los partidos pol√≠ticos.

Mie, 30 Settember 2020

A los pol√≠ticos claramente no les gusta sus partidos, un conjunto de pol√≠ticos ni si quiera consideran necesario la creaci√≥n de un nuevo registro partidario, porque es costoso, requiere tiempo, requiere dise√Īar estrategias de largo plazo, a lo que ellos son inmediatistas, en este contexto tampoco los ciudadanos quieren a los partidos. Porque en su mayor√≠a est√° asociado con el pulpo corruptivo y de la misma forma dejando sus tent√°culos soezmente en otras instituciones con harta hambre y necesidad del poder.

 

Por lo general los partidos pol√≠ticos, tratan de generar cuadros y orientarlos hac√≠a un horizonte donde todos comulguen con la participaci√≥n del pueblo en la vida democr√°tica, eso permitir√≠a un trabajo eficiente reflejado con frutos de valor y perdurables. El problema es que el Per√ļ no tiene un partido que se reconozca dentro de las caracter√≠sticas que acabo de mencionar.

 

Tenemos a un grupo de políticos que compiten de manera regular a un cargo de elección popular y que tienen un membrete inestable. Membrete que debería de ser de un grupo de militantes sustentados y de apoyo absoluto. Sin embargo dicho membrete suele ser personificado, es decir, que corresponde a un solo candidato, que cuando concluye su practica, independientemente si alcanzó o no su objetivo, también termina el viaje, a lo que yo llamo en el vehículo partidario

 

Evaluemos entre los 24 vehículos o buses electorales vigentes, los que en mi opinión son preocupantes:

 

-Por la L√≠nea TAPER, encontramos a los fujimoristas, la cual sabemos que sus candidatos no tienen continuidad. sus membretes cambiaron de "S√≠ cumple", a "Fuerza 2011" y luego "Fuerza Popular".  Que sabemos que absolutamente todos sus actores llevan chupando miel de la corrupci√≥n. Su l√≠der descalificada, y por de bajeada conviviendo con las mas altas y putrefactas esferas de poder, se conoce que ella es testigo y protagonista de muchos torcidos.

 

-En la Línea CHICAHARRÒN, tenemos a Acción Popular, sin un líder claro en la cabeza, y con una lista mojada por la baba de todo presuntuoso correligionario a figurar en la lista electoral 2021. Todos invocando a "Belaunde Terry" diciendo representar su doctrina, lo cual nos confunde un poco con las acciones actuales de su bancada, tal parece que la palabra ¡Adelante!, se está debilitando.

 

-Y en la L√≠nea CORRE QUE ME QUEMO, donde el l√≠der Morado recita la canci√≥n de Facundo Cabral, que dice "No soy de aqu√≠, ni soy de all√°". De centro promulga ser, en el cual, si lo vemos desde arriba, pareciera que priman el partido pol√≠tico y no el caudillo, pero basta revisar sus bases para confundirnos, ante la notable presencia de militantes pretendiendo cargos p√ļblicos, y siendo considerados en sus elecciones internas, a pesar de ser presuntos tent√°culos chimpuneros, fujiapristas, entre otros repudiables. Cuidado, se incendian.

 

 

Sobre los dem√°s partidos no me pronuncio porque solo me referir√≠a a una persona de cara y no a un grupo, y ese ser√≠a quiz√° el principal de los defectos que los partidos adolecen, que no representan a una mayor√≠a de personas, sino a un grupo de ciudadanos demostrado con un suceso de firmas o fichas de militancias para sustentar que est√°n siendo apoyados. Aqu√≠ deber√≠amos preguntarnos, ¬ŅRealmente las firmas representa un v√≠nculo entre el ciudadano y un partido o es que una canasta b√°sica, podr√≠a comprar una aprobaci√≥n inmediata?. Para m√≠ sin duda las firmas no garantizan el sentir de mi pueblo. En este sentido, creo firmemente que estamos equivocados en poner demasiadas trabas para la inscripci√≥n de nuevos partidos. Restringir solo nos llev√≥ al fracaso, ya que distintas organizaciones se nos presentan como vientre de alquiler, comercializando los  cupos debajo de la mesa y otra vez no nos representan.

 

Hoy por hoy resurge un nuevo fen√≥meno partidario, que hace temblar a los tradicionalistas y reta a√ļn m√°s la incertidumbre del futuro Peruano, "RESTAURACI√íN NACIONAL "que se sabe cambiar√° el membrete desde su entrada del ex futbolista y actual Alcalde G. Forsyth por "VICTORIA NACIONAL", liderando la encuesta de Ipsos con el 23%, llev√°ndose as√≠, la mayor anuencia electoral al responder con una cara totalmente despolitizada, donde hermana con la ovaci√≥n del pueblo.

 

Sin embargo siendo dos veces regidor y una vez alcalde, ¬ŅBastar√° para asumir la responsabilidad de todo un Pa√≠s golpeado, inmerso en crisis progresivas?

 

Lo que es claro es que la voluntad política, lo tiene, y sin duda la trayectoria nos deja de importar, cuando los antecedentes son medidos por la capacidad de ejecución.

 

Finalmente lo que cuenta es el discurso presidencial, en un sistema como el nuestro, ni siquiera promueve ganar votos, sino arrebatar tal cual facineroso, con discursillos que se repiten: "Educaci√≥n y Salud para todos los peruanos, Combatir la delincuencia y No a la corrupci√≥n", como siempre, apalanc√°ndose de lo que deber√≠a ser nuestros derechos y no una simple propuesta de supervivencia, paporretas b√°sicas de candidatos, sin sustento t√©cnico,  ofendiendo nuestra inteligencia. En efecto, no tenemos a un grupo que nos responda a nuestro grito de hartazgo de un pueblo exasperado por un cambio tangible y conservado en el tiempo.

 

Nuevamente estamos solos.

 

El tema est√° en que los partidos puedan canalizar la democracia en un orden constitucional. Tenemos una deuda con la construcci√≥n de nuestra rep√ļblica y ya sea izquierda, derecha o centro, deber√≠an de considerar la idea del republicanismo dentro de lo que significa dicha palabra "REP√ôBLICA" y no siendo ultrajada por cada polit√≥logo donde cada quien pone su propio sello, dejando el concepto al vac√≠o.

 

Dado la coyuntura y el nivel de riesgo que nos encontramos, se agradece ser un ciudadano responsable con el voto consciente, y en tal circunstancias digo,

 

¡Qué Dios nos ampare y nos favorezca!

 

 

Por Karla Barrios De La Cruz - Politóloga y Activista Social